Se ha activado la presentación accesible noscript, mostrando todo el contenido del documento.

La Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo


El Fondo se compromete a aplicar los principios de París para una ayuda eficiente, coordinada y transparente

Para millones de personas en todo el mundo afectadas por la pobreza, la desigualdad social y las crisis humanitarias, la ayuda internacional al desarrollo representa una esperanza para superar estas condiciones y forjarse un futuro mejor.  Hasta el año 2005, las naciones más ricas del planeta dedicaban parte de sus presupuestos a este fin, pero lo hacían sin contar con un marco internacional que ayudase a mejorar la calidad de la ayuda ofrecida.

La Declaración de París (DP) sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo es un acuerdo internacional que establece compromisos globales por parte de países donantes y receptores para mejorar la entrega y el manejo de la ayuda con el objetivo de hacerla más eficaz y transparente.  El acuerdo fue firmado en marzo de 2005 por más de cien países donantes y receptores, agencias internacionales y organizaciones multilaterales. La Cooperación Española y el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento asumen y aplican el contenido de la Declaración de París en todas sus actuaciones.

La DP es una hoja de ruta para aumentar el impacto de la ayuda al desarrollo en objetivos clave como la reducción de la pobreza y la desigualdad, el aumento de capacidades y la aceleración del logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La Declaración de París describe cinco principios clave:

La apropiación de la implementación de la ayuda por parte de los países receptores: los países en vías de desarrollo ejercerán un liderazgo efectivo sobre sus políticas y estrategias de desarrollo, y coordinarán acciones para el desarrollo;

La alineación de los países donantes con las estrategias de los países receptores: los países donantes basarán sus ayudas en las estrategias de desarrollo, las instituciones y los procedimientos de los países receptores;

La armonización del enfoque y las acciones entre los países donantes: los países donantes se coordinarán entre sí, simplificarán sus procedimientos y compartirán información para evitar la duplicación y la descoordinación.  

El enfoque en los resultados:
Los países donantes y receptores enfocarán la ayuda en los propios resultados, que se medirán mediante marcos de evaluación establecidos.

La rendición mutua de cuentas
: Los países donantes y los países en vías de desarrollo se comprometen a rendir cuentas mutuamente en torno a los resultados de las ayudas al desarrollo.

Uno de los componentes más importantes de la DP es la inclusión de indicadores y metas medibles para asegurar la calidad y la efectividad de la ayuda. Otro es el compromiso de los países donantes de basar sus ayudas en las Estrategias de Reducción de Pobreza de los países receptores, y el compromiso de los países receptores de reformar sus sistemas nacionales, si se da la necesidad, para mejorar su capacidad de gestionar los recursos para el desarrollo.

En septiembre de 2008, la comunidad internacional acordó la Agenda de Acción de Accra (AAA) construida sobre los compromisos acordados en la DP y cuyo objetivo es acelerar y profundizar la aplicación de la Declaración de París.

El compromiso de la Cooperación española y del Fondo con los principios de la DP

Los principios de la Declaración de París informan los ejercicios de planificación, gestión y evaluación de la Cooperación Española, y por extensión los del funcionamiento del Fondo. Con la aprobación del Plan Director 2009-2012 de la AECID se han producido avances sustanciales en todos los compromisos de España con la Declaración de París.

Uno de los principios que guían las actuaciones del Fondo y que está recogido en el Real Decreto 1460/2009 que estableció su organización y funcionamiento es la concordancia con la Declaración de París como referente de sus actuaciones. Los procedimientos del Fondo incorporan principios clave de la DP: sus actuaciones se enmarcan dentro de las estrategias, instituciones y procedimientos de los países socios, que son los que solicitan y ejecutan las ayudas otorgadas.

Fin documento AECID