Se ha activado la presentación accesible noscript, mostrando todo el contenido del documento.

El compromiso del Fondo: hacer efectivo el derecho humano al agua


Con la creación del Fondo, España lleva agua potable y saneamiento a los más necesitados de América Latina y el Caribe

El mundo dispone de suficiente agua dulce para cubrir las necesidades básicas de toda su población. Pero uno de cada cinco habitantes del planeta no tiene acceso a agua potable, y el 40% no dispone de saneamiento. Cada 20 segundos muere un niño por una enfermedad relacionada con la falta de estos servicios básicos; en total, un millón y medio muere por estas causas cada año. Por ello, el 28 de julio de 2010, Naciones Unidas declaró el acceso al agua potable y al saneamiento un derecho humano fundamental.

España se ha comprometido a hacer efectivo este derecho humano. En noviembre de 2007, durante la XVII Cumbre Iberoamericana, el Presidente del Gobierno anunció la creación del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS) destinado a América Latina y el Caribe, y comprometió el desembolso de 1.500 millones de dólares a lo largo de cuatro años.  Con la creación del Fondo, la sociedad española ha adquirido el fuerte compromiso de llevar agua potable y saneamiento hasta las poblaciones más necesitadas de América Latina y El Caribe.

El compromiso de la Cooperación Española se mantiene a pesar del difícil contexto financiero global.

Transformar el compromiso en una realidad

Desde el anuncio de su creación,  el Fondo ha trabajado para convertir el compromiso político en una realidad sobre el terreno, y de esta manera hacer efectivo el derecho humano al agua potable y el saneamiento. El Fondo se ha consolidado como un instrumento de la Cooperación Española en América Latina y el Caribe que llevará servicios básicos de agua potable y saneamiento a los más necesitados y además aborda problemáticas intersectoriales vinculadas al agua y el saneamiento: la sostenibilidad medioambiental, la igualdad de género, el fortalecimiento institucional, la educación, la salud, la inclusión social.

Con este enfoque integral, España se compromete a contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (OMD), considerados clave para que todos los países del mundo puedan alcanzar el bienestar social y económico.

El compromiso de la sociedad española con el pueblo latinoamericano ha tenido un enorme efecto político en la región. La creación del Fondo ha alentado a los países socios a darle más prioridad al sector de agua potable y saneamiento. Hoy en día se dedican más recursos y políticas a dar cobertura básica a las poblaciones más vulnerables y a priorizar las zonas rurales y periurbanas históricamente excluidas de los servicios básicos. Es, por tanto, un compromiso compartido por múltiples actores que incluyen los países receptores, la sociedad civil, otros países donantes e instituciones multilaterales con experiencia en el sector.

El papel de España es clave en la promoción internacional del acceso al agua potable y al saneamiento como derecho humano fundamental. El Gobierno de España fue uno de los impulsores de la resolución de la ONU, y junto con Bolivia y Alemania lidera los esfuerzos por promover la obligación de la comunidad internacional de hacer efectivo este derecho para todos.
 

Fin documento AECID